Sociedad

La importancia de las conteras

Quizás la mayoría de las personas no estemos familiarizados con el término conteras. Esto es normal, dado que es un producto que no se suele conocer, pero que tiene muchísimos usos. Las conteras son los protectores que se ajustan a las patas de mesas, sillas y cualquier mueble en general en contacto con el suelo. La elección de las mismas no es una decisión de poca importancia, pues de ella depende que no se produzcan rayones en el suelo, que los muebles se mantengan en buen estado durante más tiempo y evitar resbalones durante el uso. Contactar con un buen fabricante de conteras se vuelve algo imprescindible si te dedicas al sector de la decoración, reformas o simplemente quieres darle otro estilo a tu casa u oficina con nuevo mobiliario.

Uso de las conteras

Las conteras se ajustan a las patas de todo tipo de muebles. Aunque a priori pueda parecer algo sin importancia, nada más lejos de la realidad, pues cumplen las siguientes funciones:

  • Las conteras evitan los ruidos derivados del arrastre de los muebles por el suelo, ruido que muchas veces puede resultar desagradable según el tipo de suelo del que se trate.
  • Al igual que evitan el ruido, también evitan que se produzcan rayones que deterioren el suelo. Esto es especialmente importante cuando se trata de suelos de parqué o tarima, más propensos a que aparezcan marcas en ellos.
  • También tienen un cometido estético, ya que, por ejemplo, en muebles como las sillas, son elementos que llaman bastante la atención, por lo que se pueden combinar con los colores de la silla para darle un estilo único.
  • Evitan la entrada de suciedad por el interior de los tubos de los muebles en los que se acoplan, por lo que tienen el objetivo higiénico de evitar que la suciedad llegue a la parte superior del muebles, y, por lo tanto, al usuario del mismo.
  • Sirven incluso para colocarse en bastones o muletas y evitar que las personas que los usen se resbalen.

Las conteras antideslizantes, imprescindibles

Una de las principales funciones de las conteras es que evitan que, al hacer uso de un mueble, este se deslice por el suelo. Esto es más evidente en el caso de las sillas, pues cuando alguien intentase sentarse en una silla sin conteras, podría resbalarse, ya que las patas no tendrían suficiente agarre con el suelo. Pero no solo en las sillas, si no también en muebles fijos como estanterías o librerías.

Además de evitar resbalones de los muebles, este tipo de conteras también ayudan a evitar el deterioro de los muebles. Al no rozar directamente con el suelo, no hay fricción, por lo que no se desgastan, evitando el habitual problema de que una mesa o una silla se queden cojas con el uso.

Como con cualquier producto de estas características (enfocado a la seguridad en el hogar y a evitar accidentes), hay que elegirlo de forma adecuada, contactando con profesionales reconocidos en el sector y con la experiencia suficiente.