Cultura

Puertas del ratoncito Pérez, decorativas y emocionantes

Para las habitaciones de los más pequeños de la casa, hay una gran cantidad de opciones de decoración para todos los gustos. Además de los clásicos vinilos para las paredes o las letras con el nombre del pequeño, ha surgido un nuevo elemento decorativo, como son las puertas del ratoncito Pérez. Se trata de un elemento decorativo ideal para la habitación de los niños, que sirve además para mantener la bonita tradición de dejar el diente al Ratoncito Pérez, para que este se lo lleve y a cambio deje un pequeño regalo. Visita silu.es si quieres comprar una de estas puertas y sorprender a tu hijo.

¿Por qué elegir estas puertas para habitaciones infantiles?

El motivo más evidente es por mantener la tradición de dejar el diente caído al Ratoncito Pérez. No cabe duda de que los más pequeños de la casa viven con una gran ilusión este tipo de tradiciones, y si encima cuentan con un lugar especialmente destinado a ello, mejor todavía. ¿Qué mejor manera de que el Ratoncito Pérez se encuentre con el diente por la noche?

Las puertas de Ratoncito Pérez, aunque son un elemento de decoración infantil, cuentan con un gran detalle, ya que se decoran a mano, e incluso cuentan con una pequeña escalera por la que puede subir el Ratoncito Pérez a por el diente.

Otro motivo por el que decantarse por este elemento de decoración es que se trata de una producción artesanal, la cual se monta y decora totalmente a mano, lo que siempre marca la diferencia con respecto a la decoración industrial o que se produce en masa. El toque distintivo que ofrece algo hecho a mano siempre es muy especial, y más si está destinado a mantener la ilusión de los niños.

No solo se puede utilizar para habitaciones infantiles. Se trata de un elemento decorativo muy bueno para guarderías, salones de juegos, ludotecas, etc. E incluso se puede utilizar en clínicas dentales, para aliviar un poco el nerviosismo y la tensión que solemos tener todos antes de entrar en la consulta, incluidos los adultos.

La decoración hecha a mano, un factor diferencial

Ya sea para la una habitación o dormitorio infantil, como un salón o cualquier estancia de la casa, la decoración montada y hecha a mano, marca un factor totalmente diferencial. Es habitual encontrar en muchas casas e incluso oficinas, elementos decorativos iguales o muy similares, perdiendo ese componente de unicidad que deberían tener todas las casas, ya que cada espacio y cada persona es un mundo. De ahí la importancia de contar con productos artesanales, donde se ve el cariño y el mimo con el que se han hecho.

En el caso de las puertas del Ratoncito Pérez, no hay mejor forma de combinar una tradición con lo artesanal. Es importante mantener la ilusión por este tipo de cosas en los niños, ya que eso les hará desarrollarse emocionalmente de una forma adecuada de cara al futuro, lo que les hará valorar también las pequeñas cosas.